Atrofiando el cerebro… o sea ¿descansando?

Todos, como mi amigo Calvin, necesitamos atrofiarnos un poco el cerebro en esta época del año. Y cuando digo todos, me refiero a pequeños y a mayores. Y cuando digo mayores, me refiero especialmente a los que se dedican a la docencia. Y cuando digo docencia digo docencia, y no sólo educación. Porque en el arte de educar caben muchas más personas que los docentes.

Pero los docentes, a menudo criticados o envidiados por tener muchas vacaciones, necesitan especialmente “atrofiarse”, en el sentido que aquí nos estamos refiriendo.

Pero vamos a matizar. Este atrofiarse, o mejor dicho descansar, o airear las neuronas, o ventilarse, no significa no hacer nada. Puede ser un cambiar de actividad. Y esto sirve para todos, mayores y pequeños.

Pues eso, buenas vaciones. A los que las tengan, claro.

Por cierto. Lo mejor, la contestación de Hobbes, el tigre amigo de Calvin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s