Archivo de la categoría: Ideasparaeducar

Compartiendo “ideasparaeducar” en Mallorca.

la foto

Las “ideasparaeducar”  han volado esta semana hasta Mallorca, al Colegio Llaüt. Todo un placer compartir las ideasparaeducar sobre inteligencia emocional y (algunas) claves para educar con los padres y madres de primero, segundo, tercero y cuarto de este nuevo y fantástico colegio.

Cómo siempre, acompañado de Calvin, que como siempre también, no ha dejado indiferente.

Lástima que ha sido un viaje relámpago. Queda pendiente una seguanda parte, con más y mejor tiempo.

Como siempre en estos casos también, lo que he aprendido es más que lo que he enseñado. ¡Gracias!

152002609016056324.llaut.jpg_pixelX_514x272

¿Los mayores no se mojan?… que aburridos.

Hoy ha sido un día de estos:

–       ¡¡¡Y mira que os he dicho que no quería a ningún niño mojado!!!

–       Es que llovía y me he mojado un poco…

… mientras le chorreaba el pelo, los zapatos sacaban burbujitas, y tenía el uniforme pegado al cuerpo de lo empapado que estaba.

En fin… que a los mayores y a los gatos no nos gusta mojarnos, pero ya se ve que a ellos sí.

Y mañana costipado,… “es que mi niño está bajo de defensas y necesita más vitaminas…”. Ya.

La ironía… mal invento en educación. (II)

Hoy he vuelto a meter la pata. He vuelto a caer en la trampa. Hay dos técnicas que no funcionan en educación: la ironía y la recriminación pública con sorna. Pero hoy no ha sido con los del ciclo inicial… ha sido con uno de esos… adolescentes.

Y con los adolescentes no sólo no funcionan, sinó que producen el efecto contrario al deseado.

Que sabio aquello de corregir “en frío”, a solas, pensando lo mejor para el que es corregido, sin herir…

Después como siempre, me ha tocado pedir perdón. Pero en fin… no me dolería si no fuera eso educación.

(A continuación entrada publicada el 21 de mayo del 2009)

El Diccionario de la Real Académia Española de la Lengua define la ironia como:

(Del lat. ironīa, y este del gr. εἰρωνεία).

1. f. Burla fina y disimulada.

2. f. Tono burlón con que se dice.

3. f. Figura retórica que consiste en dar a entender lo contrario de lo que se dice.

La ironía, entendida con cualquiera de las acepciones, es un mal recurso en educación. ¡Cuidado con el tono irónico a la hora de decir las cosas! Con los mayores lleva a la humillación, con los pequeños a entender lo que no queremos decir, y por tanto a la injusta confusión.

¡Y si no que se lo expliquen a Calvin o a su profesora!

¿Hijos responsables? Salen caros. (II)

Es importante distinguir lo que son “encargos” de lo que son “obligaciones”. Recoger sus juguetes, ordenar su escritorio o llevar su plato a la cocina, no son encargos. Son obligaciones. 

Creo que el tema de los encargos tiene que ir más por el servicio, por el formar parte de un grupo, de una familia… en la que todos colaboran en las cosas de los demás, como servicio, como ayuda. A partir de este principio se pueden pensarse los encargos adecuados para la edad de los chicos. Que tenga la sensación, real, de que hay cosas del hogar, de la clase, que dependen de él.

Adjunto un artículo interesante.

QUÉ ENCARGOS PODEMOS DAR A NUESTROS HIJOS

¿Hijos responsables? Salen caros. (I)

¿Llegan las niños a ser personas responsables? Seguro que sí, pero salen caros.

Lo que está claro es que si queremos que nuestros hijos o nuestros alumnos sean responsables, habrá que darles responsabilidades.

Y una forma concreta de darles responsabilidades es que tengan encargos, en casa.. en el cole…

Aunque a veces nos pueda salir “caro”, está claro que los adultos realizamos los encargos de los niños de forma más eficiente y eficaz, pero entonces resulta difícil educar en la responsabilidad.

Sobre la paternidad docente.

“- ¿Tienes hijos?

– Sí, 27. Y todos de la misma edad.

– ?*¿?!¡*!!’? UPS!!!

– No te asustes. Es que soy maestro. (y de primero)

-Aaaaahhh”

(conversación entre un maestro de primària y otra persona)
 

Y es que biológicamente nunca serán tus hijos. Pero existe otra paternidad: la docente.

El momento culmen, uno de los muchos momentos mágicos que se generan a lo largo de un curso, es el momento en que uno de los 27 enanos, aquel con el que parecía que no había mucho feeling y todo eso, te toca el brazo y te espeta a bocajarro un “papi,… (y lo que sigue no lo entiendes)” porque estás en estado de shock). Te ha confundido con su padre. Las carcajadas de los que están cerca y el sonrojo del susodicho forman parte del final del proceso. Pero no importa. A ese es al que más puedes ayudar, educar, ahora.

Equiparables a esta situación, pueden ser otras como aquel momento en que uno de esos pitufos te dice algo que no entiendes entre el barullo de la clase o el pasillo, y te agachas acercando el oido para oir mejor, pero el se confunde y no repite nada. Te da un beso. Esta vez eres tu el que se sonroja; o aquella otra en que mientras caminas se pone a tu lado y te coge la mano… Estas últimas sólo pasa con los de primero los primeros días. La primera… pasa también con otros.

La paternidad docente del maestro es también una vocación. Por eso dedicarse a la educación es vocación.

¡Vaya cursilada me ha salido!!! pero eso es lo que pasa al inicio de curso con los de primero. De repente tienes veintinosecuantos hijos nuevos. Y los otros 300 que has tenido otros años… ya se valen por sí solos.

¡Mucho ánimo para este 2012-2013!

Que empiece el cole, por favor. ?!¡¿*:¿

Estamos en setiembre. No hacía falta mirar el calendario para darse cuenta. Y no lo digo porque muchos hayamos vuelto hoy al colegio para calentar motores después de dos meses de descanso y “reparaciones”.

Sólo hace falta salir por la ciudad a media tarde para hacer algunos recados para darse cuenta. La cantidad de niños y niñas, con sus madres y/o padres y/o abuelos/as lo delatan. Estamos a una semana de empezar el curso, y todo el mundo a vuelto de vacaciones (si es que se han ido). Y el tema es que ya no hay quien los aguante en casa.

Es una situación que se puede aprovechar. Son unos días que pueden ser muy ricos, o convertirse en una tortura para todos. ¿Cómo? Imaginación al poder. Pero lo que está claro es que quietecitos no se van a estar, a no ser que enchufen la tele. Pero no sé si es la mejor solución.

Por sí anima…. todos esos síntomas son señal de salud.

¡Mucho ánimo,  que en una semana empezamos! y volvemos con los horarios, y las rutinas, y el  “una cosa detrás de otra”, sin prisa pero sin pausa.