Archivo de la categoría: Mi amigo Calvin

¿Los mayores no se mojan?… que aburridos.

Hoy ha sido un día de estos:

–       ¡¡¡Y mira que os he dicho que no quería a ningún niño mojado!!!

–       Es que llovía y me he mojado un poco…

… mientras le chorreaba el pelo, los zapatos sacaban burbujitas, y tenía el uniforme pegado al cuerpo de lo empapado que estaba.

En fin… que a los mayores y a los gatos no nos gusta mojarnos, pero ya se ve que a ellos sí.

Y mañana costipado,… “es que mi niño está bajo de defensas y necesita más vitaminas…”. Ya.

¿Hijos responsables? Salen caros. (II)

Es importante distinguir lo que son “encargos” de lo que son “obligaciones”. Recoger sus juguetes, ordenar su escritorio o llevar su plato a la cocina, no son encargos. Son obligaciones. 

Creo que el tema de los encargos tiene que ir más por el servicio, por el formar parte de un grupo, de una familia… en la que todos colaboran en las cosas de los demás, como servicio, como ayuda. A partir de este principio se pueden pensarse los encargos adecuados para la edad de los chicos. Que tenga la sensación, real, de que hay cosas del hogar, de la clase, que dependen de él.

Adjunto un artículo interesante.

QUÉ ENCARGOS PODEMOS DAR A NUESTROS HIJOS

¿Hijos responsables? Salen caros. (I)

¿Llegan las niños a ser personas responsables? Seguro que sí, pero salen caros.

Lo que está claro es que si queremos que nuestros hijos o nuestros alumnos sean responsables, habrá que darles responsabilidades.

Y una forma concreta de darles responsabilidades es que tengan encargos, en casa.. en el cole…

Aunque a veces nos pueda salir “caro”, está claro que los adultos realizamos los encargos de los niños de forma más eficiente y eficaz, pero entonces resulta difícil educar en la responsabilidad.

Que empiece el cole, por favor. ?!¡¿*:¿

Estamos en setiembre. No hacía falta mirar el calendario para darse cuenta. Y no lo digo porque muchos hayamos vuelto hoy al colegio para calentar motores después de dos meses de descanso y “reparaciones”.

Sólo hace falta salir por la ciudad a media tarde para hacer algunos recados para darse cuenta. La cantidad de niños y niñas, con sus madres y/o padres y/o abuelos/as lo delatan. Estamos a una semana de empezar el curso, y todo el mundo a vuelto de vacaciones (si es que se han ido). Y el tema es que ya no hay quien los aguante en casa.

Es una situación que se puede aprovechar. Son unos días que pueden ser muy ricos, o convertirse en una tortura para todos. ¿Cómo? Imaginación al poder. Pero lo que está claro es que quietecitos no se van a estar, a no ser que enchufen la tele. Pero no sé si es la mejor solución.

Por sí anima…. todos esos síntomas son señal de salud.

¡Mucho ánimo,  que en una semana empezamos! y volvemos con los horarios, y las rutinas, y el  “una cosa detrás de otra”, sin prisa pero sin pausa.

Prefiero la fregona (pedaleo o la vida misma)

Todos los niños tienen algo de Calvin, y Calvin tiene algo de todos los niños. Es una frase que compruebo y certifico todos los días… con los de primero (que como siempre, son los mejores).

Ahí va esta viñeta que lleva ya demasiadas semanas en el escritorio. Hoy he presenciado esta misma escena, en y de carne y hueso.

Necesitan arriesgar, comprobar, investigar… porque son como esponjas que chupan y chupan y chupan… que absorven todo lo que se les ponga por delante… y si te descuidas te dejan seco…. y a veces, si ya no da más de sí la cosa…. chapotean en el agua que rebosa y mojan todo lo que tienen a su alrededor…

Ahí está lo difícil…. nuestra tarea… la de los MAESTROS… echar agua… empaparlos… y de vez en cuando pasar la fregona. Prefiero tener que pasar la fregona, que dejarlos secos… y encerrados en la ignorancia y la inmadurez.

Vacaciones en familia o familia en vacaciones.

Vacaciones en familia: ¿una oportunidad o una amenaza?

De toda la viñeta me quedo con la última pregunta de Calvin: “¿Te has fijado lo tensos que están los adultos cuando se relajan?” Sin querer recriminar nada a nadie, ni mucho menos. Pero da que pensar.

Es verdad, los niños cargan. Cargan sus propias pilas y descargan las de los que les rodean. Pero es una pena que muchos se pasen el año lamentando no poder estar más con su familia, y en cuanto tienen la oportunidad… no la saben aprovechar.

La solución está en planificar bien esos momentos. Sobretodo en enfocar bien esa planificación de esas “actividades en familia”. Si a eso, le añadimos una dosis de imaginación, y por supuesto de generosidad, podemos convertir las vacaciones en un tiempo fantástico, para todos.

Dejamos para otra entrada algunas ideas más concretas. Se admiten ideas para actividades en familia que puedan servir a otros. Gracias.

¡Ah! Por cierto, los niños crecen. Cuando son mayores, ya no “molestan”. Dejaros molestar y disfrutar siendo molestados. Y por favor, que nadie se moleste, es una sugerencia.

“Cualquiera puede enfadarse, eso es muy sencillo.”

Entramos en al recta final del curso. Cansancio, calor, ganas de jugar, trabajo acumulado por terminar,etc. Todo esto se junta a estas alturas de curso. Si estás rodeado de personas todo el día, mayores y pequeños, mucho cuidado. Los nervios están a flor de piel y el umbral de la paciencia es posible que esté muy desgastado.

“Cualquiera puede enfadarse, eso es muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado adecuado, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, ya no resulta tan sencillo”. (Aristóteles)

(Cliqueu damunt la imatge per poder llegir-la en gran)

Calvin naturalidad